⇨ 50 frases de Winston Churchill para la historia ⭐

Inspírate en algunas de las frases más icónicas y representativas del gran orador Churchill.
El gran orador Winston Churchill. | Wikipedia

 

Winston Leonard Spencer Churchill nació en 1874 y fue un político, estadista, historiador y escritor británico. Es mundialmente conocido por ser el primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial y durante el período de 1951-1955.

Está considerado uno de los mayores líderes en tiempos de guerra y fue un notable estadista y orador. Si quieres conocer más sobre esta figura y todo su conocimiento, os recomendamos que os inspiréis en alguna de estas frases de Winston Churchill que forman parte de la historia.

Frases célebres de Churchill

A continuación hemos elaborado una lista con las frases más emblemáticas y representativas de Churchill.

 

1El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

2Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.

3El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

4La democracia es el menos malo de los sistemas políticos.

5Cuanto más atrás puedas mirar, más adelante verás.

6A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada.

7Si el presente trata de juzgar el pasado, perderá el futuro.

8Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.

9Nunca he aceptado lo que mucha gente ha dicho amablemente, es decir, que he inspirado a la nación. Era la nación y la raza que habitaba en ella la que tenía el corazón de león Yo solo tuve la suerte de ser llamado para dar el rugido.

10No tengo nada más que ofrecer que la sangre, el trabajo, las lágrimas y el sudor.

11Un fanático es aquel que no puede cambiar de opinión y no cambiará de tema.

12Si estás atravesando una tormenta, sigue caminando.

13Toda la historia del mundo se resume en el hecho de que, cuando las naciones son poderosas, no siempre son justas, y cuando desean ser justas, ya no son poderosas.

14Nadie puede garantizar el éxito en la guerra, solo ser digno de él.

15La historia la escriben los vencedores.

16El esfuerzo continuo, y no la fuerza o la inteligencia, son la clave para desbloquear nuestro potencial.

17Mi logro más brillante fue mi habilidad para convencer a mi esposa de que se casara conmigo.

18El éxito es la capacidad de pasar de un error a otro sin perder el entusiasmo.

19Cuando estoy en el extranjero, tengo como norma nunca criticar o atacar al gobierno de mi propio país. Recupero el tiempo perdido cuando vuelvo a casa.

20La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo te matan una vez.

21Una mentira habrá dado la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los pantalones.

22Nunca me preocupo por la acción, solo por la inacción.

23Una sociedad donde los hombres no pueden decir lo que piensan, no puede durar mucho.

24Es un error tratar de mirar demasiado lejos. En la cadena del destino solo se puede agarrar un eslabón a la vez.

25Estoy preparado para conocer a mi Creador. Si mi Creador está preparado para la dura prueba de conocerme a mi, es otro asunto.

26Es algo bueno ser honesto, pero también es muy importante tener razón.

27Construir puede ser la tarea lenta y laboriosa de años. Destruir puede ser el acto irreflexivo de un solo día.

28Si uno tiene que someterse, es un desperdicio no hacerlo con la mejor elegancia posible.

29Los problemas de la victoria son más agradables que los de la derrota, pero no son menos difíciles.

30Un apaciguador es aquel que alimenta a un cocodrilo, esperando que sea comido el último.

31No tiene sentido decir “estamos haciendo todo lo posible”. Tienes que tener éxito haciendo todo lo que sea necesario.

32La política es la capacidad de predecir lo que va a suceder mañana, la próxima semana, el próximo mes y el próximo año. Y de tener la habilidad luego de explicar por qué no sucedió.

33Personalmente, siempre estoy listo para aprender, aunque no siempre me gusta que me enseñen.

34Somos maestros de las palabras no dichas, pero esclavos de las que dejamos escapar.

35Es maravilloso los grandes avances que se pueden lograr cuando hay un propósito determinado detrás de ellos.

36En finanzas, todo lo que es agradable es inseguro y todo lo que es seguro es desagradable.

37Todas las grandes cosas son simples, y muchas se pueden expresar en una sola palabra: libertad, justicia, honor, deber, misericordia, esperanza.

38Hay una terrible cantidad de mentiras sobre el mundo, y lo peor de todo es que la mitad de ellas son ciertas.

39Todo lo que puedo decir es que he tomado más del alcohol de lo que el alcohol me ha quitado.

40Si no luchas por lo correcto cuando puedes ganar fácilmente sin sangre derramada; si no luchas cuando tu victoria está asegurada y no es demasiado costosa; puede llegar el momento en el que tengas que luchar con todas las probabilidades en tu contra y solo una posibilidad precaria de supervivencia. Y existe un escenario todavía peor, Puede que tengas que luchar cuando no hay esperanza de victoria, porque es mejor perecer que vivir como esclavos.

41Juega al juego más de lo que puedes permitirte perder, solo entonces aprenderás a jugar.

42No dejes que los amplios planes para un nuevo mundo desvíen tus energías de salvar lo que queda de lo viejo.

43Las dificultades dominadas son oportunidades ganadas.

44Sin una inmensurable y perpetua incertidumbre, el drama de la vida humana sería destruido.

45Nos ganamos la vida con lo que obtenemos, pero construimos una vida con aquello que damos.

46Los árboles solitarios, si llegan a crecer, crecen fuertes.

47El coraje es lo que se necesita para pararse y hablar, también es lo que se necesita para sentarse y escuchar.

48El vicio inherente del capitalismo es el reparto desigual de las bendiciones; la virtud inherente del socialismo es compartir las miserias a partes iguales.

49El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal, es el coraje para continuar lo que cuenta.

50Sin valentía, todas las demás virtudes pierden su significado.