60 frases de San Agustín 【sobre la Fe y al Amor】

Considerado como uno de los más grandes y reconocidos genios de la humanidad, San Agustín ha dejado para la posteridad maravillosas frases sobre la vida, el amor y la fe.
San Agustín está considerado como uno de los más grandes y reconocidos genios de la humanidad. | Wikipedia

 

San Agustín nació en el 354 en Argelia. Es un santo, doctor y padre de la Iglesia católica. Conocido también como el Doctor de la Gracia, fue el máximo pensador del cristianismo del primer milenio y está considerado como uno de los más grandes y reconocidos genios de la humanidad. Dedicó gran parte de su vida a escribir filosofía y teología. Os dejamos con las frases de San Agustín más reconocidas a lo largo de la historia. 

Frases de San Agustín

A continuación os presentamos las frases más reconocidas y emblemáticas de San Agustín:

1Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti.

2Las lágrimas son la sangre del alma.

3No digas que el tiempo pasado fue mejor que el presente; las virtudes son las que hacen los buenos tiempos, y los vicios los que los vuelven malos.

4La medida del amor es amar sin medida.

5Equivocarse es humano, perseverar es diabólico.

6Dios nos ama a cada uno de nosotros como si solo hubiera uno de nosotros.

7La verdad es como un león; no tienes que defenderlo. Deja que se pierda; se defenderá a sí mismo.

8El propósito de todas las guerras… es la paz.

9¿Qué otra cosa es la vida, sino un largo tormento?

10La paciencia es el compañero de la sabiduría.

11Si la cosa creída es increíble, también es increíble que lo increíble pueda ser creído.

12Haz lo que puedas y reza por lo que aún no puedes hacer.

13¿A caso porque eres rico tienes dos estómagos que llenar?

14Sí al oficio del sabio le incumbe la formación de los hijos, y con ese fin solamente busca el yugo del matrimonio, me parece cosa más de admirar que de imitar.

15No salgas fuera de ti, quédate en ti mismo, en el interior del hombre habita la verdad.

16Descubre cuánto te ha dado Dios y de él toma lo que necesitas; el resto lo necesitan otros.

17Fue el orgullo lo que cambió a los ángeles en demonios; es la humildad lo que hace a los hombres ángeles.

18¿Aspiro a grandes cosas? Comienza con las más pequeñas.

19Lo que hayas amado quedará, el resto solo serán cenizas.

20Casarse está bien; no casarse está mejor.

21No es una ventaja estar cerca de la luz si los ojos están cerrados.

22Ama y haz lo que amas.

23Quiero que mi amigo me extrañe mientras yo lo extrañe.

24Cantar es orar dos veces.

25Si crees lo que te gusta en los evangelios y rechazas lo que no te gusta, no es el evangelio en el que crees, sino en ti mismo.

26Si está dentro de ti la raíz del amor, ninguna otra cosa sino el bien podrá salir de tal raíz.

27El mundo es un libro, y los que no viajan leen solo una página.

28Tú nos has creado para ti, y nuestro corazón no está quieto hasta que descanse en ti.

29¡Que hablen todos los que te mataron, oh, mundo inmundo! ¡Que digan si tuvieron en su vida gozo sin dolor sin discordia, descanso sin miedo, salud sin enfermedad, luz sin sombras, risa sin lágrimas!

30Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error.

31El que está celoso no está enamorado.

32La pasión del amor no puede comprenderla quien no la siente.

33Cuando rezamos, vamos con Dios; cuando leemos, es Dios quien habla con nosotros.

34Dios no necesita tu dinero, pero los pobres sí. Tú dáselo a los pobres, y Dios lo recibirá.

35Debes vaciarte de aquello con lo que estás lleno, para que puedas ser llenado de aquello de lo que estás vacío.

36A un hombre que es humano deberá aparecer poco el no excitarme aumentar las enemistades de los hombres hablando mal, si antes no procura extinguir las hablando bien.

37Como el amor crece dentro de ti, la belleza crece. Porque el amor es la belleza del alma.

38Ciertamente estamos en una clase común con las bestias; cada acción de la vida animal tiene que ver con buscar placer corporal y evitar el dolor.

39Con el amor al prójimo, el pobre es rico; sin el amor al prójimo, el rico es pobre.

40Intenta adquirir las virtudes que crees que les faltan a tus hermanos. Entonces ya no verás sus defectos, porque ya no los tendrás.

41La confesión del mal funciona, es el primer comienzo de buenas obras.

42Dios siempre está tratando de darnos buenas cosas, pero nuestras manos están demasiado llenas para recibirlas.

43No hay un vicio que sea tan contrario a la naturaleza que oscurezca toda huella de ésta.

44El que nos creó sin nuestra ayuda no nos salvará sin nuestro consentimiento.

45Las palabras impresas aquí son conceptos. Debes pasar por las experiencias.

46No hay santo sin pasado, no hay pecador sin futuro.

47Ama y dilo con tu vida.

48Los milagros no son contrarios a la naturaleza, sino solo contrarios a lo que sabemos sobre la naturaleza.

49El amor comienza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una lágrima.

50La fe es creer lo que no ves; la recompensa de esta fe es ver lo que crees.

51No hay amor sin esperanza, ninguna esperanza sin amor, ni amor ni esperanza sin fe.

52La soberbia no es grandeza, sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano.

53Nuestros propios vicios, si los pisoteamos, nos sirven para hacernos una escalera con que remontarnos a las alturas.

54El malo es un malhechor de sí mismo.

55Hay algo en la humildad que extrañamente exalta el corazón.

56La abstinencia completa es más fácil que la moderación perfecta.

57Busca no comprender que puedes creer, pero cree que puedes entender.

58Oh Señor, ayúdame a ser puro, pero todavía no.

59La vida feliz no puede ser otra que la eterna, donde no hay muchos días felices, si no uno solo.

60La virtud es el arte de vivir bien y con rectitud.