50 frases de Montesquieu | sobre las Leyes y la Justícia | 🔥

Las citas célebres más populares del filósofo político más influyente de la modernidad
Las mejores frases de Montesquieu sobre la vida, el hombre y la política | Archivo

 

El filósofo y jurista Charles Louis de Secondat, más conocido como Montesquieu (1689-1755), ha pasado a la historia como uno de los padres de la democracia al haber inventado la separación de poderes como mecanismo de funcionamiento de un Estado. Estas frases de Montesquieu te ilustrarán acerca de conceptos como la justicia y la libertad.

Su pensamiento y su producción teórica se enmarca en el espíritu crítico de la ilustración francesa que, en el siglo XVIII, pretendía establecer el dominio de la ciencia y la razón sobre la fe y la ignorancia. Se acercó a los postulados empiristas de Locke y desarrolló una personalidad muy particular que le convierten en uno de los filósofos políticos más influyentes de la modernidad.

Frases de Montesquieu

Montesquieu es considerado el padre del liberalismo por haber inventado la separación de poderes, teoría que otorga al poder legislativo la confección de leyes, al ejecutivo su aplicación, y al judicial la resolución de conflictos, con el objetivo de controlarse unos a otros y evitar la concentración de poder que lleva al absolutismo. Profundiza en su pensamientos con estas frases.

1No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes y con apariencias de justicia. -

2La cobardía es madre de la crueldad.

3El hombre religioso y el ateo hablan continuamente de religión; el uno habla de lo que ama, y el otro de lo que teme.

4La mayoría de veces el éxito depende de saber cuánto se ha de tardar en lograrlo.

5A la mayoría de las gentes prefiero darles la razón en seguida que escucharlas.

6El divorcio es indispensable en las modernas civilizaciones.

7La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.

8Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento.

9Queremos ser más felices que los demás, y eso es dificilísimo, porque siempre les imaginamos mucho más felices de lo que son en realidad.

10El talento es un don que Dios nos hace en secreto, y que nosotros revelamos sin saberlo.

11El estudio ha sido para mí el principal remedio contra las preocupaciones de la vida; no habiendo tenido nunca un disgusto que no me haya pasado después de una hora de lectura.

12El deporte gusta porque halaga la avaricia, es decir, la esperanza de poseer más.

13Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder.

14Los países no están cultivados en razón de su fertilidad, sino en razón de su libertad.

15La libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer.

16Un hombre no es desdichado a causa de la ambición, sino porque ésta lo devora.

17Cuando la muerte ha igualado las fortunas, las pompas fúnebres no deberían diferenciarlas.

18Las leyes inútiles debilitan a las necesarias.

19Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.

20La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.

21Máxima admirable: no hablar de las cosas hasta después de que estén hechas.

22Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad.

23La mayor parte de los hombres son capaces más bien de grandes acciones que de buenas acciones

24La democracia debe guardarse de dos excesos: el espíritu de desigualdad, que la conduce a la aristocracia, y el espíritu de igualdad extrema, que la conduce al despotismo.

25La verdad en un tiempo es error en otro.

26El hombre de talento es naturalmente inclinado a la crítica, porque ve más cosas que los otros hombres y las ve mejor.

27Parece que nuestra vida aumenta cuando podemos ponerla en la memoria de los demás: Es una nueva vida que adquirimos y nos resulta preciosa.

28Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa.

29Hay que estudiar mucho para saber poco.

30Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio.

31Cuando los hombres prometen a una mujer que la amarán siempre suponen a su vez que ellas les prometen ser siempre amables.

32Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo

33La adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra.

34Normalmente, aquellos que poseen un gran talento, son ingenuos.

35La libertad es el derecho a hacer lo que las leyes permiten. Si un ciudadano tuviera derecho a hacer lo que éstas prohíben, ya no sería libertad, pues cualquier otro tendría el mismo derecho.

36La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principio sobre los cuales fué fundado.

37Cuando se busca tanto el modo de hacerse temer se encuentra siempre primero el de hacerse odiar.

38Las personas que tienen poco que hacer son por lo común muy habladoras: cuanto más se piensa y obra, menos se habla.

39En el derecho público el acto de justicia más severo es la guerra, porque puede tener por efecto la destrucción de la sociedad.

40La religión cristiana, que parece no tiene por objeto más que la felicidad de la otra vida, nos hace también dichosos en ésta.

41Las cabezas de los hombres más grandes se achican cuando se reúnen.

42Las costumbres hacen las leyes, las mujeres hacen las costumbres; las mujeres, pues, hacen las leyes.

43El lujo está siempre en proporción con el desnivel de las fortunas.

44Más Estados han perecido por la depravación de las costumbres que por la violación de las leyes.

45Quisiera abolir las pompas fúnebres. Hay que llorar a los hombres cuando nacen y no ya cuando mueren.

46Si los triangulos hicieran un dios, lo idearían con tres lados.

47Nosotros, los hombres, alardeamos de ser más malos de lo que realmente somos.

48Nuestras relaciones con las mujeres están fundamentadas en la sensualidad.

49El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción.

50No hay tontería mayor y más común que la de amargarse por las tonterías del mundo.